miércoles, 9 de enero de 2013

El Presidente (encargado)


El pasado 2 de diciembre, el Ministro para la Información y Comunicación increpó al canal de televisión Globovisión por haber “identificado erróneamente como ‘Presidente encargado’ al Vicepresidente Ejecutivo de la República”, lo que a juicio del Ministro, fue un “desatino”. En criterio del alto funcionario, responsable de la comunicación e información gubernamental, “el hecho de que por razones médicas el Presidente de la República esté de permiso constitucional, aprobado en forma unánime por la Asamblea Nacional, y haya delegado algunas de sus atribuciones en el Vicepresidente, no autoriza a desconocerlo en la titularidad y ejercicio de su cargo”. Este incidente plantea nuevamente la interrogante acerca de si Nicolás Maduro, Vicepresidente Ejecutivo de la República, está encargado o no, de la presidencia de Venezuela, o lo es que lo mismo, si Maduro es o no, Presidente (encargado) de la República.
Como lo expliqué en un artículo reciente escrito para la web de Globovisión, estamos indudablemente en presencia de una falta temporal del Presidente de la República, pero no porque él haya obtenido un permiso a la Asamblea Nacional para viajar al extranjero por más de cinco días, sino porque lo obtuvo para ausentarse de sus funciones por razones de salud. Insisto en esta distinción porque la Asamblea Nacional y algunos colegas juristas han confundido un permiso con el otro.
Cualquier presidente podría ausentarse de Venezuela por más de cinco días para asistir a una cumbre del MERCOSUR o realizar otro acto como jefe del estado, previa autorización de la Asamblea Nacional; pero esto de ningún modo causaría una falta temporal pues el Primer Mandatario Nacional se propone viajar en su condición de jefe del estado y para ejercer estas funciones en el extranjero. En este caso el Presidente estaría ausente de Venezuela pero no de sus funciones.
La situación es diferente cuando un presidente pide ausentarse de sus funciones por razones de salud, y no es relevante si se opera en un hospital de Venezuela o del extranjero. Lo determinante es que, para poder ser intervenido, aún en Caracas, el presidente necesita separarse temporalmente del cargo y su suplente –el Vicepresidente Ejecutivo– asume provisionalmente el ejercicio pleno del mismo, con todas las facultades que le son inherentes. En este caso el Presidente estaría ausente (temporalmente) de sus funciones pero no (necesariamente) de Venezuela.
La falta temporal es, sencillamente, una situación de hecho que se configuró ipso facto y surtió plenos efectos jurídicos desde el mismo momento que el presidente Chávez se separó efectivamente de sus funciones y conforme al artículo 234 de la Constitución, asumió el Vicepresidente Ejecutivo como Presidente encargado, incluso sin necesidad de juramentación especial ya que la Constitución le confiere directamente esta atribución de suplir, y sin necesidad de un pronunciamiento expreso de la Asamblea Nacional, que a lo sumo podría reconocer o declarar la existencia de esa condición, pero no constituirla.
Esta condición de Presidente (encargado) le fue claramente reconocida a Nicolás Maduro por el propio Presidente Chávez, en su alocución del pasado 8 de diciembre, y fue asumida y ejercida por el vicepresidente Maduro el pasado 1 de diciembre, al publicarse en la Gaceta Oficial un decreto que designó a Héctor Navarro como Vicepresidente Ejecutivo (encargado) de la República. Esta atribución de designar al vicepresidente (y a los ministros) está reservada por el artículo 236.3 de la Constitución al presidente en su condición de jefe del estado, y es indelegable; por tanto, el Vicepresidente Ejecutivo puede desplegarla sólo si está en el ejercicio (temporal) de la jefatura del estado, como en efecto lo está y lo asumió Nicolás Maduro. Si no se le reconoce esta condición de Presidente (encargado), entonces el vicepresidente Maduro habría incurrido en usurpación de funciones.
Reconocerle al vicepresidente Maduro su condición de Presidente (encargado), como aparentemente lo hizo Globovisión, no implica desconocerle a Hugo Chávez su condición de Presidente de la República. Todo lo contrario. La condición de Presidente (estrictamente encargado) que actualmente ostenta el vicepresidente Maduro presupone, primero, que Hugo Chávez es el titular del cargo de Presidente y perderá esa cualidad sólo en la eventualidad de que se origine alguna falta absoluta, conforme a la Constitución; y en segundo término, que Nicolás Maduro es titular (solamente) del cargo de Vicepresidente Ejecutivo y gracias a esa cualidad es que ejerce (de manera temporal e interina) la presidencia de la República.