sábado, 11 de septiembre de 2010

La vacante absoluta de Willian Lara

Con relación a este asunto, el artículo 16 de la Ley sobre Elección y Remoción de Gobernadores de Estado (1989) establece que “Las faltas absolutas y temporales de los Gobernadores serán suplidas por el funcionario que corresponda, de acuerdo con el procedimiento y con las formalidades previstas en la correspondiente Constitución del Estado”. En ese sentido y conforme al artículo 99 de la Constitución del Estado Guárico, las faltas temporales del Gobernador serán suplidas por el Secretario General de Gobierno como Gobernador encargado. Pero en caso de falta absoluta del Gobernador, como es el caso de su muerte, asumirá el cargo el Secretario General de Gobierno, pero su permanencia en el cargo dependerá del momento en que se haya producido la vacante absoluta. Si la falta se produjo en los dos últimos años del período de gobierno –y no es este el caso de William Lara– el Secretario General de Gobierno culminará el período constitucional. Pero en caso de que la falta absoluta se produzca en los dos primeros años del período constitucional –como sí es el caso de Willian Lara–, asumirá provisionalmente el Secretario general de Gobierno y se procederá a una nueva elección en un lapso no mayor de 30 días consecutivos.
La Constitución del Estado Guárico está sintonía con el artículo 18 de la mencionada Ley sobre Elección y Remoción de Gobernadores de Estado, el cual establece que si se produce la falta absoluta del gobernador antes de cumplirse la mitad del período que le corresponde, deberá realizarse nueva elección. En tal caso, añaden los artículos 19 y 20 de la mencionada ley, el Consejo Nacional Electoral, a solicitud del Gobernador interino o del Consejo Legislativo, "y aún de oficio", debe efectuar la convocatoria en un plazo que no exceda de 15 días a partir del momento de la vacante. La nueva elección debe celebrarse en la oportunidad que decida el CNE, entre los 30 y los 60 días siguientes a la convocatoria. Las postulaciones se efectuarán entre la fecha de la convocatoria y los 20 días anteriores a la elección.
La persona que resulte electa Gobernador no ejercerá un período completo de cuatro años, sino que a tenor del mencionado artículo 20, "durará en sus funciones el resto del período correspondiente, el cual se considerará, a los efectos legales, como un período completo".
En conclusión, hay muy poco por definir en torno al procedimiento para llenar la falta absoluta del gobernador de Guárico, ni puede plantearse la "designación" de un nuevo Gobernador ya que, conforme a las disposiciones precedentemente reseñadas, lo procedente es que a partir de hoy asuma provisionalmente el cargo el Secretario General de Gobierno, y que el CNE convoque, aún de oficio, una nueva elección de gobernador en el estado Guárico.

Saboteo

Por: ALFREDO YANEZ MONDRAGÓN
Confieso mi desprecio por las discusiones sobre ideologías. Me dan igual, al menos en lo conceptual, porque los resultados de unos y otros regímenes -cuando rayan en lo extremo- son los mismos: pobreza, desigualdad, exclusión, desvergüenza; y esa cosecha es producto de la siembra de odio, revancha y resentimiento. Olvídense del saboteo.
Yo no estoy en contra de este proceso político por que sea de izquierda. Estoy en su contra por hablador de más, por incumplido, porque no tiene norte más allá del capricho personal, porque es desvergonzado que un día dice una cosa y al día siguiente otra, por mentiroso, por embaucador, por ser eso que decían los mayores: Luz para la calle y oscuridad para la casa; con esas características, el saboteo es autopropiciado, endógeno, que llaman.
Este proyecto ha generado con sus misiones la institucionalización de lo paralelo, y de lo paralelo malo. En vez de trabajar duro, con los recursos inmensos que tuvo, para hacer funcionar los servicios de salud, se inventó una subestructura para que unos pocos se llenaran construyendo casitas hexagonales, bonitas pero vacías... En vez de fortalecer el aparato productivo en el agro, y vigilar para que no hubiera corrupción en la cadena natural desde el campo hasta el consumidor, se inventó tres o cuatro programas corruptos, que otra vez enriquecieron a tres o cuatro, y perjudican al pueblo que tiene que "calarse" horas de sol, o agua, o tierra, para comprar lo que esos tres o cuatro quieren... Y así un largo etcétera de organismos paralelos que solo entorpecen, denigran, y además fortalecen la corrupción; eso es saboteo avalado por la impunidad reinante.
Y no cambia. En plena campaña desempolvan sus caramelos, ahora -como si recién llegaran al poder- prometen siempre "pronto" y nunca "recientemente", casas bien equipadas, carros con combustible -que no tenemos- gratis y hasta tarjetas de consumo para pagar el mercadito en dos años. Saboteo a crédito, pues.
Por cierto, a nadie de la oposición le he oído hablar en contra de las misiones. Grave error, a mi entender. Al final, muchos de los opositores intentan imitar el espejismo populista que da votos... populismo del barato, del de foto... del que besa viejitas y carga niñitos... A ninguno le he oído hablar de una política que garantice trabajo para el campesinado en lo que sabe hacer, profesionalización para ellos... mejores camiones para el transporte, ubicación de espacios claramente definidos y demarcados para la venta de productos, sin que ello implique competencia desleal para con los comerciantes que se labraron la vida a fuerza de pequeñas inversiones y riesgos; eso también es saboteo, porque nadie tiene la exclusividad.
Hubo muchos que se comieron el cuento de los 40 años... pero hoy, once años y ocho meses después, aquel discurso con el sonido de la flauta de los encantadores de serpientes sigue siendo el mismo, como siguen siendo los mismos (y en algunos casos potenciados) los graves problemas de salud, inseguridad, escasez, deterioro de la infraestructura, salario, inflación. Aquí mucha gente votó en 1998 por un cambio, no en el discurso (que ése lo hubo) no en lo carismático del líder (que lo hubo) no en lo chistoso y mediático (que lo hubo)... votó para vivir mejor, para superarse, para crecer... (y eso no lo hubo). La ilusión fue saboteada con la incapacidad, con la incompetencia, con la desidia.
Si política social es la igualación hacia abajo, yo no suscribo esa práctica. Prefiero sabotearla.
Creo en que es posible trabajar para que todos seamos realmente iguales en cuanto a las oportunidades. Pero estoy convencido de que nunca seremos iguales en cuanto a ambiciones, propósitos de vida, generación de ideas, posibilidades de crecimiento... sencillamente porque los humanos somos distintos unos de otros, y en consecuencia, los intereses serán disímiles, por ello aquella frase agustiniana "No es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita", con la que sabotea a unos y otros.
Dentro de unos días volveremos a estar frente a una posibilidad de decisión. Ojalá que el bullicio, la distracción, las canciones pegajosas, lo accesorio y hasta lo sentimental, no nos hagan cometer los mismos errores de otras oportunidades, o lo que podríamos considerar nuestro autosaboteo colectivo, porque no asistiremos a una confrontación entre ideologías, asistiremos, estoy convencido, al dilema entre la continuidad del paralelismo absurdo, controlado y racionado y la apertura hacia el crecimiento en justicia e igualdad de oportunidades, sin cercos, sin camisas de fuerza, sin pensamiento hegemónico. Dios quiera que nadie lo sabotee.
Original del artículo puede consultarlo en:
http://www.eluniversal.com/2010/09/11/opi_art_saboteo_11A4447501.shtml

lunes, 6 de septiembre de 2010

Un campamento minero llamado Venezuela

Lo que sigue son fragmentos de una entrevista al politólogo y humorista LAUREANO MÁRQUEZ, quien nos propone reflexionar sobre la naturaleza de nuestra sociedad y de nuestra cualidad de ciudadanos.

SOBRE EL HUMOR


Todo humor es serio, sólo que hay gente que no hace humor sino burla, que es distinto. La burla no es compasiva, sino despiadada; la burla no pretende la redención, sino la opresión; no busca la bondad, sino la agresión… El humor es una forma de pensamiento y la burla es una descarga, es como la utilización del humor con fines estrictamente agresivos, lo cual para mí es perder la esencia humorística. Usarlo para descalificar a otros, para ponerles sobrenombres, para insultarlos, es falso humor aunque produzca risa

SOBRE LA INTOLERANCIA DE CHÁVEZ

Chávez estaba muy seguro en 1999 de que tenía el control de la sociedad. Ahora está muy inseguro y por eso ya no recurre a la tolerancia, sino a asustar para que no dejen de apoyarlo. Si ya no estás conmigo, te persigo o te quito cosas que te di, como las becas o Barrio Adentro. Si estás en contra, te voy a meter preso, voy a cerrarte el periódico, el canal. Y da ejemplos claros: este canal no se mete conmigo y yo no me meto con él.

LA ILUSIÓN DE LA SEGUNDA INDEPENDENCIA

Estamos llegando al lenguaje del simbolismo puro. Chávez renombra las cosas porque quiere demostrar que es un segundo momento de Independencia; o sea, que ha habido dos grandes momentos en la historia venezolana: Bolívar y él. Se cree el dueño de Bolívar, su heredero, por eso abre su urna, toca sus huesos, se unge de ese ritual. Chávez pone nombres a una Venezuela que es distinta a la anterior, ésa es la imagen que nos quiere vender. Lo que pasa es que es tan parecida a la anterior que incluso es peor. Esos nombres no van a perdurar porque no se basan en una real creación; durarán lo que perdure Chávez en el poder. Cuando no esté, verás en los basureros la cantidad de ropa roja. La sociedad venezolana no tiene una convicción socialista, no está en esto por ideas, sino por negocio. Esto es un gran guiso nacional.

EL VENEZOLANO TRANSFORMA LO TERRIBLE EN CHISTE

Cuando uno le da sentido humorístico a la tragedia, puede coexistir con ella de mejor manera. El riesgo es que no estés dispuesto a asumir otros compromisos como transformar tu realidad, sino simplemente reducirla al humor. La sociedad venezolana no se ha tomado en serio a sí misma. No nos creemos un país; en el fondo nos creemos un negocio, una mina en la que todos estamos como en plan de extracción. ¿Por qué el auge del plan B? A Venezuela le han sucedido cosas tan graves en los últimos años como para que la sociedad hubiera reaccionado de otra manera. Creo que los franceses no habrían aguantado tanto, o los estadounidenses, o los españoles, tal nivel de agresión sistemática al modo de vida de una sociedad, a sus convicciones, a sus ideas. Eso tiene que ser conformismo, no sé de qué otra manera explicarlo. También la sociedad venezolana es socarrona, sabe amoldarse. Está como la gomecista en el ‘vivamos, callemos y aprovechemos’, como decía Mariano Picón Salas. Pero ¿qué pasó cuando se fue Juan Vicente Gómez? Todo el mundo era antigomecista. Cuando se vaya Chávez, todo el mundo será antichavista y uno se preguntará: ¿y quién apoyaba a Chávez? Eso ha pasado siempre en la sociedad venezolana, que es astuta, viva, sabe sacar provecho a lo que hay y hacernos los bolsas frente a las cosas.

TODAVÍA QUEDAN PENDEJOS

Hay muchos. El que no se aprovecha es un pendejo. La gente siente que cuando asume un cargo está para beneficiarse de él. Nos creemos vivos porque aprovechamos las cosas a nuestro favor, nos comemos una luz, nos coleamos. Esa viveza es precisamente la que nos impide progresar como nación. En la medida en que vamos siendo más vivos en lo individual, nos vamos arruinando más en lo colectivo. La gente ha emprendido la salvación personal. Hay dos cosas: salvar el país o salvarme yo, déjame salvarme yo y el país, bueno, ya se verá…

LO QUE SE JUEGA EL PAÍS EN LAS ELECCIONES LEGISLATIVAS

No sólo en las elecciones, Venezuela se está jugando su modo de vida, su destino, que para mí pasa por la democracia; pero ya no es sólo el sistema político, sino el sistema económico, social, de vida de un país. Estas elecciones son un hito en medio de la búsqueda de una salida a esta situación porque abren la posibilidad de empezar a cambiar. Venezuela es un terreno minado por todos lados, por la destrucción del aparato productivo, por la creación de grupos armados, por la intolerancia con los medios de comunicación. Del lado de la oposición es también un terreno minado porque a orfandad de otro liderazgo los medios de comunicación lo han asumido, porque no hay liderazgo capaz de ofrecer proyectos alternativos. Los cambios no pueden ser de otra manera que gradual e incrementalmente y exigen el compromiso del colectivo.

Fuente: Diario El Nacional. 05/09/2010. Caracas: Venezuela

sábado, 4 de septiembre de 2010

Crónica de una muerte anunciada

Por: LAUREANO MÁRQUEZ

Fue particularmente triste el funeral de Franklin Brito. No es común ver a un venezolano llegar hasta las últimas consecuencias por defender sus derechos en un país en el que todos andamos en el “vivamos, callemos y aprovechemos” que llamaba Picón Salas. Él no vivió, calló ni aprovechó. Lo que conmueve y duele es su profunda inocencia, el “no hay derecho” que se le instala a uno en el alma. Fue particularmente triste, además, por el par de centenares de personas que acompañaron su sepelio, siendo que tenía 28 millones de deudos. Es comprensible: es demasiado brutal el ejemplo de Brito, como para que uno se contraste con él. Uno tiene la certeza de que no está dispuesto a llegar tan lejos, uno duda de si vale la pena, uno no cree en lo que él creyó. A uno le da como vergüenza ver esa urna. En la funeraria alguien comentó que parecía un Cristo.

La comparación me pareció oportuna. Efectivamente como Jesús, siendo inocente dio su vida por todos, pudiendo salvarse prefirió no hacerlo, murió solo y poca gente acompañó el entierro por temor a las autoridades. Como el Nazareno, resucitará para confrontarnos con el sentido de la vida, del país.

Acompañamos el féretro en una breve procesión por las cercanías, se cantó el Himno Nacional y nos pareció a todos que sus estrofas estaban más vigentes que nunca como camino de esperanza.

Que el respeto a la ley, la virtud y el honor, siguen siendo, después de doscientos años de independencia, un sueño; que el pobre sigue en su choza, continúa pidiendo libertad y que el vil egoísmo, que otra vez triunfó, sigue triunfando todavía.

Es muy tranquilizador pensar que a Franklin Brito lo mató Esteban, aplaca este pensamiento nuestras consciencias.

[Pero] A Franklin Brito lo mató la indolencia, no sólo la de aquél, sino la que se nos ha instalado a todos en el corazón. Cabe aquí la pregunta que Andrés Eloy Blanco hacía a los verdugos, frente a los asesinatos de las dictaduras que le tocó padecer: “¿Y cómo harás ahora para asesinarlo en el corazón de tus hijos?

Fuente: Diario Tal Cual. 03/09/2010. Caracas, Venezuela.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Una isla es una isla... Por: Colette Capriles

Thomas More cuenta en Utopia que el patriarca fundador, Utopus, tomó como primera medida la de transformar el territorio recién conquistado, Abraxa, en una isla, destruyendo el istmo que lo unía a tierra firme. La insularidad vendría acompañada de fortificaciones; de hecho, la demolición del istmo fue llevada a cabo por los habitantes primigenios junto con los soldados del caudillo "para evitar que considerasen esa faena como humillante". El acto fundador es el aislamiento y la seguridad; es decir, la construcción de un espacio inmune al cambio y a la diferencia. Quedaba inaugurado el reino de "lo mismo".

Ha sido imposible para el Gobierno cortar la infinidad de istmos que nos unen al mundo. Ha optado, en cambio, por crear su propia isla, calco cada vez más exacto de aquella otra en la que, cruel metáfora, vuelven los zombis pero mueren los dignos. Y en la medida en que se muestra la imposibilidad de la implantación de la isla, se vuelve más necesaria.

El proyecto político del chavismo es, también, cada vez más sintético: crear una réplica de Cuba en este país y asfixiar, expulsar o demoler todo aquello que no quepa allí. Se ha cansado ya de pagar a letrados y a doctos para elaborar doctrinas menos crudas; en definitiva, la isla es propiedad de un caudillo y bastará con su imagen para justificarla.

El proyecto fracasa. Pero el mimetismo es más intenso. Y ha cruzado un espantoso umbral con la muerte de Franklin Brito. La misma crueldad, la misma atrocidad. Como si en la visita tributaria que dispensó Chávez a los Castro últimamente se hubiera producido alguna horrenda transfusión moral. La expropiación, el abuso, la burocratización primero; luego la psiquiatrización forzosa, juez de por medio; finalmente el campo de concentración: la clausura y el silencio. No es por omisión o negligencia que tuvo lugar esta muerte, sino que fue el resultado de un sistema que puso en juego todas las formas de exterminio de la diferencia. Que ese sistema se expanda más allá de la isla es lo que está en juego, y Chávez lo afirma cuando se plebiscita.

Ha dicho: "huele a 2012". Pretende así convertir la campaña electoral parlamentaria en otro plebiscito cambiando el horizonte temporal y afirmando, cómo no, su desprecio por la Constitución y por el Poder Legislativo, convertido en mero escenario de aclamación del monarca. Intenta convertir en irrelevante, desde ya, la derrota que se perfila. El hecho inminente de que a partir del 26 de septiembre su control sobre el Legislativo habrá disminuido. Pero más que la autonomía de los poderes, es otra cosa lo que le preocupa: la evidencia de la formación de una alternativa política que, al cabo de un par de años, lo sustituirá. La "demolición" que constituye el grueso de su oferta electoral es metáfora elocuente: reconoce la construcción, lenta y progresiva, de un movimiento que, con sus tensiones y contradicciones, es capaz de aglutinar la decepción, la inquietud, la aflicción de una sociedad atenazada por el abuso de poder.

Pero, ya lo decíamos: es el reino de "lo mismo". La intemporalidad de Utopía resulta venenosa. Chávez repite el esquema de 2007: promete radicalización y cartilla de racionamiento, confía en su propia mitología mientras esconde a sus impresentables candidatos, juega con el resentimiento creyendo que con ello mata el hambre, la decepción y la indignación. El país le responderá, sin duda, como en 2007.

Fuente: El Nacional. 02/09/2010. Caracas: Venezuela. Página A9. Negrillas añadidas.